Bienvenido año escolar, Pasto

Un adiós a las vacaciones, un nuevo año escolar, por instantes una mirada al horizonte para emprender un nuevo viaje. Páginas blancas para escribir otra historia llena de sueños, ilusiones y esperanzas, otra oportunidad para construir, renovar, aprender, crecer, sembrar semillas que se cuidaran con esmero para recoger nuevos frutos.

De nuevo la ansiedad del encuentro con la FAMILIA FILIPENSE, el corazón late fuerte, se estrechan manos, abrazos con aquellos que caminamos juntos y se  compartieron experiencias que se esconden en algún rincón donde ni siquiera a veces con palabras se pueden traducir.

El encuentro con rostros nuevos llenos de asombro, expectativas y el recuerdo de aquellos compañeros que se fueron en busca de nuevos rumbos, pero que de alguna manera dejaron huella.

Pronto las aulas, pasillos y patios se llenarán de alegría con esos seres regalo de Dios que colocará en nuestras manos y que son la razón de nuestro quehacer  cotidiano.

Gracias Dios porque permites que nos preparamos para hacer de los niños y jóvenes seres muy felices pues no nos dedicamos solo a compartir conceptos sino a despertar su curiosidad a través de retos que los preparan para la vida.

Gracias Dios por bendecirnos e iluminarnos con tu sabiduría para hacer que este caminar 2018 sea un año fructífero e infinitamente bendecido.

Abrazo Filipense para todos, Rosario Amparo Guerrero B