¡Qué alegría cuando me dijeron vamos a la casa del Señor!

La palabra renovar tiene una connotación según mi parecer que es hacer que lo viejo tome aspecto de nuevo.

El Espíritu Santo es quien renueva la Iglesia y ha renovado mi vida, en esta congregación decidida nuevamente a seguir respondiendo a esa llamada  que me ha hecho mi Señor.

Agradecida estoy con mi Cristo y las hermanas por haberme dado nuevamente la oportunidad de renovar.

Imploro la protección de la Virgen María  bajo la advocación de la Inmaculada Concepción de María,  para que al igual que ella mantener me fiel al Señor y estar dócil a su voz.

Hna. Elva Javier

¡ SURSUM CORDA !