VISITA DE DON BOSCO A LAS RELIGIOSAS FILIPENSES DE CARRIÓN

     El sábado, dos de junio, la Comunidad de Religiosas Filipenses en  Carrión de los Condes, tuvimos la gran alegría de ser visitadas por las reliquias de Don Bosco, fue una gran sorpresa para toda la Comunidad, pero especialmente para la Madre Encarnación. 

     El autor de este gran acontecimiento ha sido Sebito, sobrino de la Madre Encarna, la Majilla, que junto a hnos. salesianos de esta  inspectoría de León,  acompañaron la urna que transporta una réplica de la imagen exacta del Santo, como se halla en la Basílica de María Auxiliadora en Turín, que contiene una urna pequeña con restos de su mano.

     En la base de la urna que lo alberga -representando un puente sostenido por cuatro pilares, decorados con rostros de jóvenes de los cinco continentes- han sido grabadas las fechas relacionadas con el bicentenario: 1815-2015, el escudo de la Congregación Salesiana y el lema de Don Bosco: Da mihi animas coetera tolle.
El objetivo de esta visita fue agradecer a Madre Encarnación la oración que ante esta reliquia había hecho en los años de su juventud: Pedir a Don Bosco que le diera un sobrino Salesiano y, así fue.

     Nos llegamos a emocionar hasta las lágrimas viendo y escuchando a esta hna. que nos habló de cómo ve y ha visto ella la presencia de Dios en todo, con qué sencillez y transparencia, con qué vigor y con cuánta ternura nos habló a todos los presentes.
             
      Nos acompañó el Párroco: Julio José Gómez, un grupo de la comunidad parroquial, quienes en forma espontánea elevaron alguna petición o nos contaron alguna experiencia  y antes de despedirnos cantamos el cumpleaños feliz, delante de Don Bosco, a la Madre Encarna que en fechas próximas cumple los cien años.

     Luego nos acercamos a venerar la reliquia de Don Bosco, durante unos minutos, no podíamos dejarle marchar sin antes rezar con Él a la qe fue su mejor amiga, MARÏA, la de Nazareht, y tras unos minutos de oración en silencio… …  partió hacia León.

     Bienvenido pues, a nuestra casa, gracias por tu visita y ayúdanos a estar cerca de los jóvenes y de los niños.

                                      Filipenses Carrión