«SOÑAR CON LA ESPERANZA PUESTA EN DIOS NO ES UTOPÍA, ES FE»

     Palabras previas a la celebración eucarística con que se inauguró la capilla del centro educativo “Marcos Castañer” –Fe y Alegria, de Madre Vieja Norte, San Cristóbal, República  Dominicana.
     La Capilla fue construida y acondicionada, a todo costo, por un colaborador nuestro.
     Esta escuela guarda en sus muros y en su historia momentos de grandes acciones e intervenciones directas de Dios. Si comenzamos por la forma en que las primeras Hermanas llegaron aquí, siguiendo por las incontables ocasiones en las que Dios nos ha salvado, terminaremos diciendo que estamos viviendo la promesa que hiciera Jesús a Natanael: ¡cosas mayores que éstas verás!!!
     Hace alrededor de dos años, mientras se hacían una serie de remodelaciones, tuvimos que tomar la difícil decisión de eliminar un pequeño espacio que desde hacía unos diez años acogía nuestra capilla. Sin embargo, detrás de esta decisión aguardamos la esperanza de que llegaríamos a tener ese espacio nuevamente, y que sería más grande y acogedor. Por supuesto, no faltó quien entre nosotros pensara y dijera: sólo son sueños.      

     Recuerdo el día que le pedí a Ruth que llamara a César Iván Feris, arquitecto especialista en remodelar monumentos antiguos, para que nos ayudara a acondicionar un espacio. Y ella aceptó, pero no sin decirme: “Las cosas que se te ocurren a ti…”
     De lo que ha significado que este proyecto se hiciera realidad se podrán decir muchas cosas, mas prefiero quedarme con una palabra: FE. Y es FE porque soñar con la esperanza puesta en Dios no es utopía, es FE; porque esperar… no es fruto de la paciencia, es FE; porque creer en la generosidad y en la divinidad de la humanidad, no es positivismo, sino  FE.
     Por eso creo que hoy es un día para dar gracias, para entonar un magníficat y a la vez autoinvitarnos a CREER. A creer que cuando uno tiene buena voluntad, y está bien orientado, es posible encontrar la estrella polar que brilla en nuestro firmamento, Cristo, y mirándole a Él, lanzarse a vivir con alegría, con confianza, con FE.