ORACIÓN POR NUESTRA COMUNIDAD

 

¡Qué extraña sensación nos produce

saber, comprender, sentir

que tu palabra nos ha llamado

 nos ha convocado!

 

¡Qué extraña sensación

saber, comprender, sentir

que no he sido yo sino Tú

quien elegiste a mis compañeras!

 

Cada una de ellas, sabe su propia historia

de diálogo mantenido contigo,

detrás de Cada una, hay «una elegida»

un germen de profecía

y parábola del Reino

un proyecto de santidad.

 

¡Qué extraña sensación

ahondar en el misterio

de nuestro grupo,

convocado por tu Palabra,

mantenido por tu Palabra,

reconciliado «mil veces» por tu Palabra!

 

Tu Palabra no es sólo comienzo

Ella conduce al fin, a la meta.

Tu Palabra es promesa,

la promesa que nunca deja

de cumplirse.

 

Que tu Palabra nos impacte,

nos haga nacer de nuevo

estar dispuestos a morir

para que nazca la esperanza.

 

Pronuncia tu Palabra, en medio de nosotros

recrea nuestras ilusiones de educadoras.

Queremos ser testigos de tu amor, entre nuestros alumnos,

que lleguemos a ser mensajeros de tu mensaje,

aquí donde vivimos y donde trabajamos.