LOS LAICOS Y LA VIDA RELIGIOSA

«Te he puesto para ser luz de las naciones, a fin de que lleves mi salvación hasta los confines de la tierra»  (Hch 13, 47)

Hoy celebramos el día de la Vida Consagrada. Celebración que es de toda la Iglesia y del Pueblo de Dios.

Tal como expresó el Papa Francisco al referirse a la Vida Consagrada:

» La Vida Consagrada es un regalo de Dios, no hemos merecido la vida religiosa, es un don de amor que hemos recibido. La vida consagrada está llamada a mantener encendida la lámpara del profetismo, convirtiéndose en faro para quien está desorientado en altamar, antorcha para quienes caminan en medio de las tinieblas, centinela para quienes no ven una salida en la vida ”,..

Por lo que en ella hemos de ver un tesoro que vale más que todas las riquezas del mundo.

Por otra parte, Araceli de los Ríos, miembro del Equipo de Misión Compartida de la CONFER, compartió su reflexión sobre la vida religiosa: “…su valor tiene que ver con … lo que la vida religiosa nos desvela del rostro de Dios y nos enseña… con el carisma que ha sido donado por el Espíritu a los fundadores. El carisma es una herencia que portan los llamados, los convocados a una vida consagrada para extender la misión. Su preservación y extensión es su responsabilidad, pero también la de quienes hemos encontrado en él nuestra propia espiritualidad, nuestro propio camino”

Dejamos aquí su reflexión  …

Descargas