Los Filipenses descansan en Vilagarcía antes de ganar el jubileo en Compostela

    Los alumnos de varios puntos de España del colegio Filipense Sagrada Familia, hacen el camino de Santiago por la Vía de la Platas.

     Unos 30 alumnos de colegios Filipenses, que han venido desde varios puntos del país tales como: Jaén, Granada, Sevilla, Madrid, Palencia y Extremadura, han pasado por Vilagarcía. Han llegado a pie desde Allariz y la noche se detuvieron en la capital arousana para experimentar una de las tradiciones gallegas más ancestrales, como es la queimada, a las 22:30 horas en el colegio Filipense.

     Otro año más, del 16 al 25 de julio, los filipenses deciden vivir la «experiencia del creyente que está en permanente búsqueda por los caminos de Dios».

     Según sus ideales «el peregino crea en la persona actitudes que la vida diaria no nos ofrece: silencio, encuentro personal, esfuerzo, retos…»

     Este año deciden ir por el camino del sudeste – prolongación de la vía de la Plata -que viene desde el sur de España, entra en Galicia por el alto de A Canda, en tierras ourensanas. En A Gudiña se divide en dos, sube hasta Dozón, con otro desvío opcional desde Cea, bordea el Pico Sacro y entra en Santiago por la medieval calzada do Sar.

MARTA RODRÍGUEZ DE VILAGARCÍA