¡GRACIAS, HNA. PILAR!

           Hoy, día 31 de octubre, la Cdad. de Valladolid ha tenido a bien expresar a Hna. Pilar Santos su agradecimiento por la tarea desempeñada con tanto amor en esta Casa. Han sido muchos años al cuidado y atención de las Hermanas Mayores y esta entrega y servicio requerían una manifestación de reconocimiento y valoración que contribuyese a su recuperación.

          Es bonita «la carta de amor» que solemos escribir a las Hnas. después de su muerte, pero creo es más eficaz que en vida nos digamos lo que nos valoramos y queremos.  

         Todo para ella ha sido totalmente inesperado, tal como se había acordado en Cdad. Tuvo su primera sorpresa y emoción cuando, al comienzo de la Eucaristía, Hna. Carmela, expresó la intención por la que ofrecíamos esa celebración: petición y acción de gracias por la vida y la misión desempeñada por Hna. Pilar.

          Pero ahí no terminaron las sorpresas. Ya en el comedor, en un bonito poster, hecho por Hna. Leticia, volvíamos a leer «Gracias, Pilar». Tanto la decoración como la rica comida preparadas con todo cariño por nuestras amigas cocineras Amelia y Conchita seguían anunciando la fiesta. Hna. Pilar no salía de su «anonadamiento», palabra que ella expresaba bastante bien.

          Al final de la comida, entre risas y fotos, Hnas. Leticia, Sara, Mª Belén… fueron manifestándole personalmente sus motivos de agradecimiento. Hna. Irene, en nombre de la Cdad. le entregó una original margarita hecha por ella, donde se inscribían unas bonitas palabras de cariño.

          Amelia y Conchita que nos acompañaron en este acto también expresaron a Hna. Pilar su cariño. Transcribo sus palabras

«Hola, Pilar:

Fue muy grato para mí haberte conocido un día de julio, hace ya más de ocho años y trabajar a tu lado, atendiendo a las Hnas. que lo necesitaban. Gracias a ti y a otra amiga me animasteis a trabajar en la cocina. Al principio fue muy duro, pero gracias a tus halagos y consejos lo superé. Te felicito por el trabajo que has realizado en toda la trayectoria desde que decidiste hacerte Religiosa. Espero seguir recibiendo tu cariño y el de la Cdad. pues me siento muy a gusto en la Casa».    Amelia

«Mi querida Pilar:

Yo, Conchi, quiero agradecerte todo lo que has hecho por mí. Estar en esta Casa trabajando con vosotras y viviendo muchos ratos buenos y no tan agradables, como cuando estábamos en el 6º, ha sido para mí una experiencia muy positiva.

Has hecho mucho por todas las Hnas. que te han necesitado y, a cambio de nada, hemos tenido tu amistad, tu cariño, tu ayuda… Yo quiero darte ahora lo que tú necesites, pídemelo.

Un beso muy fuerte. Te quiero»  Conchita

          En nombre de toda la Cdad. Hna. Leonor leyó el siguiente mensaje:

«Querida Pilar:

          Una nueva etapa se nos abre ¡Cuántas se han abierto durante nuestro caminar! En todas ellas ha habido mucho sol, pero también algún nubarrón. Todo nos ha ayudado a ir madurando.

          No hace mucho me decías: «qué distintas somos ante algunas realidades, pero hay algo común que no se rompe: LA AMISTAD Y EL AMOR FRATERNO»

          Ambas sabemos que más allá de los montes y el mar…ALGUIEN NOS ESPERA. Mientras tanto soñemos con un mundo mejor… porque el SOL sigue brillando y en las NOCHES siguen sonriendo las ESTRELLAS…

           Amemos, Pilar, y el mundo será más humano. Gracias por tu entrega. LA COMUNIDAD TE QUIERE».

           Terminamos esta fiesta, entregando a Hna. Pilar una bonita bufanda, regalo de la Cdad. que ella agradeció y lució mientras leía, muy bien por cierto, una bonita postal en donde figuraban los nombres de todas las Hnas. de la Cdad. y el de Amelia, Conchi y Yadira, que como ya hemos dicho, nos acompañaban en este acto. Cesar también llegó a tiempo para desempeñar el oficio de fotógrafo junto con Hna. Carmen Villar.

          Por todo damos gracias a Dios y seguimos pidiéndole sensibilidad y amor para saber reconocer los valores y dones de todas las Hermanas.

                                                   Mª Asunción Alonso