Fundación de Zaza del Medio (Cuba)

El jueves 22 de agosto, recibimos a la hermana Braulia Rapú de nacionalidad ecuatoguineana que provenía de Santo Domingo, para la fundación de Zaza del Medio junto con la hermana María Ventura Taveras, dominicana que se encontraba ya en la comunidad de Jagüey Grande, Cuba. El día siguiente, un grupo de las ex-alumnas del colegio de Lourdes de la Habana le dieron la bienvenida. En la Eucaristía del domingo 25 la comunidad cristiana parroquial de Jagüey Grande también le dio la bienvenida y a la hermana María la despedida, con unas palabras de agradecimiento por el trabajo realizado en la parroquia y al mismo tiempo nos envió a continuar la misión en otra diócesis. En la noche del 27 los laicos filipenses de Jagüey Grande; conmovidos por la partida de la hermana María y a la vez la alegría de la nueva fundación, se reunieron en nuestra casa para compartir una oración de despedida animándonos a seguir extendiendo el carisma de nuestra congregación por otros lugares. ¡Llegó el día y la hora! El miércoles 28 salimos de Jagüey Grande rumbo a Zaza del Medio a las 10:00h A.m. Día que tanto anhelábamos que llegara para iniciar nuestra misión en esta nueva Diócesis de Santa Clara. Llegadas al pueblo nos recibió el padre Obel, párroco, que con mucha ilusión nos estaba esperando; poco a poco se fueron acercando algunos de los vecinos para darnos la acogida poniéndose a nuestra disposición a lo que necesitásemos. Al llegar a la casa nos dimos cuenta de que nos faltaban cosas imprescindible, lo que nos obligó a auxiliarnos de las casas de Jagüey y de la Habana, las hermanas con mucho gusto se fueron desprendiendo de lo poco que tenían para vestirnos a nosotras. (Sábanas, toallas, cuchucho, ollas…)¡Y lo que nos falta todavía por conseguir! El viernes 30, en la Eucaristía, el padre Obel, párroco del pueblo, nos presentó a la pequeña comunidad. El domingo visitamos con él los pueblos de Taguasco y Siguaney a unos 11 y 8 km donde realizaremos Misión. Nos sentimos acogidas por las comunidades y con mucha ilusión de seguir acompañando a este pueblo cubano en su proceso de Fe. Comenzamos la Misión animando la novena de la virgen de la Caridad, donde al inicio fue poca gente pero a medida que fueron pasando los días se incorporaron más fieles a las celebraciones. Confiamos en sus oraciones y la fuerza del Espíritu en esta nueva fundación para poder responder a los retos que se nos presentan en esta realidad. Unidas en oración; las hermanas de Zaza del Medio. ¡SURSUM CORDA!