FAMILIA FILIPENSE DE LLAY LLAY , 15 AÑOS CAMINANDO JUNTOS

     La familia Filipense de  Laicos de Llay Llay en Chile, sigue creciendo.

     En estos años hemos visto florecer las comunidades con nuevos miembros, quienes como Laicos Filipenses, quieren ser un signo en medio del mundo y testimonio de alegría y esperanza.

     Carmen Molina, integrante del grupo de laicos, nos cuenta la experiencia vivida a finales de 2014 que marca el compromiso de seguir unidos en una comunidad fraterna y comprometida con la Iglesia.

     La Comunidad de la Familia Filipense «Madre Elvira Santasmasas» de LLay LLay, quiere compartir la alegría que sentimos el lunes 30 de Diciembre del 2014,en  la Capilla del Colegio siendo las 19,30 horas. Podemos decir que  con mucha humildad renovamos nuestro compromiso que recibimos el día en que fuimos bautizados.

     Este día preparamos una hermosa Eucaristía, presidida por el Capellán
Padre Omar Orellana, con la presencia de Madre Cecilia Ancapán, en representación de la Madre General, y de las Hermanas: Herminia Sancho, Rosita Levín, Rosita Cataldo.
     En la Homilía el Padre Omar nos agradeció el ser Laicos comprometidos con una Iglesia viva y también la importancia del apoyo a la Comunidad Religiosa.

     Luego Madre Cecilia, nos llamó  a Renovar nuestro compromiso; fuimos once personas las que renovamos : Ernestina Araya, Luís Rojas, Mariela Herrera, Sonia Venegas, Raúl Molina, Carmen Molina, Soledad Zamora, Orieta Rodríguez, Cecilia Díaz, Claudia Ormeño, Alejandra Muñoz.

     Dentro de toda la emoción  vivida este día, y con gran alegría hemos recibido en nuestra comunidad nuevos integrantes, que fueron presentados por Madre Cecilia, entre ellos: Liliana Videla, Waldo Jannet, Elizabeth González, Marcia Morales, José Gálvez, Brenda Bermúdez, Nelson Menares, Nicol Muñoz, Enzo Bringas, Jannette Meneses, Cristian Tapia, Eugenia Morales, Paola Cárdenas.

      Al pasar el tiempo podemos apreciar cada vez más la grandeza del Señor, de nuestros Padres Fundadores, y de nuestro Patrón San Felipe, quienes  nos han guiado en nuestro caminar durante 15 años de vida junto a las Religiosas Filipenses de esta comunidad; siendo muy sinceros al decirnos francamente las fortalezas y debilidades como en cualquier comunidad que quiere crecer; gracias a Dios, aún permanecemos unidos y aferrados al Espíritu Filipense, teniendo presente a Jesús nuestro Centro en la vida».