Encuentro de Superioras

La vida se construye con pequeños detalles en el día a día, y es una tarea que todas tenemos por delante. El único camino es el de saber valorarnos y a su vez, valorar al otro.

La vida comunitaria es una gran riqueza cuando se vive desde el amor, cuando dejamos de lado nuestras propias necesidades dándole más importancia a las necesidades del grupo, cuando nos hacemos cada vez más amigas en Cristo.

En ese marco, y como parte de la formación de Superioras y Vicesuperioras, se llevó a cabo este encuentro fraterno y formativo. Nos acompañó guiando la reflexión el P. Alejandro Fernández Barrajón