ENCUENTRO DE ANTIGUAS ALUMNAS DEL COLEGIO DE VALLADOLID

Como ya viene siendo habitual en estas fechas,  se reunió, el día 13 de enero, un grupo de AA.AA.  del Colegio de Valladolid.

Tal como se había programado, se comenzó con una Eucaristía en la Capilla,  cuyas paredes  lucían aún un poster, sostenido por unos simpáticos angelitos,  con el mensaje: “Hoy nos ha nacido el amor”, que recordaba la cercanía de las fiestas navideñas.

Al encontrarse de nuevo en esta celebración de familia, sabemos que hay algo que las distingue, las une  y que siempre estará con ellas: el carisma Filipense.

Son muchos los valores cultivados durante esos años de formación, de siembra de la infancia y juventud: el valor de la amistad, de la ayuda mutua, del esfuerzo, de la alegría, de la acción de gracias…

El celebrante, P. Jesús Royo S.J.,  lo expresaba con estas palabras:

“Recibisteis la fe de la Iglesia a través de vuestros padres, y esa fe encontró en la Familia Filipense, una tierra rica y abonada en la que crecer para dar frutos de buenas obras. La persona de Jesús estuvo presente en vuestro caminar, como compañero y amigo incondicional. Han pasado muchos años desde esa sementera.

 Hoy os invito a mirar vuestra vida, como quien mira el retrovisor del coche cuando conduce para poder hacer mejor el camino que tiene por delante, y preguntaros: ¿Cómo está Jesús en mi vida?.

Hoy es un día en el que podemos hacerle la pregunta que le hicieron los dos discípulos de Juan: “Maestro, ¿dónde vives?”, que es lo mismo que decir:”¿Señor, quién eres?”.  Dinos, Señor cada día quién eres, porque nunca tendremos la respuesta completa, hasta verte cara a cara. Sé tú nuestra alegría y nuestra esperanza para que podamos oír siempre tu llamada y seguirte”.

La Eucaristía resultó muy participativa y alegre. Al final resonó con fuerte emoción el himno a S. Felipe.

A continuación, después de los saludos, abrazos y la típica pregunta: ” pero…¿tú eres…?”, nos reunimos todas  en el comedor y tomamos un chocolate con churros que contribuyó  a calentar más los ánimos. La conversación y la vivencia de los recuerdos crearon muy buen ambiente, aunque se sintió la ausencia de algunas Hnas.  como la de  Mª Luisa Merino, Pilar Santos, Loreto Ramos…

Antes de despedirnos, recordamos también cómo, en encuentros anteriores, Hna. Ana Mª  las había invitado con insistencia y entusiasmo  a formar un grupo, un oratorio, donde poder seguir creciendo en Formación, ahondando  así en el espíritu y carisma Filipense.

El próximo Encuentro quedó ya fijado: día 25 de mayo, comida fraternal, día 26, fiesta de S. Felipe,  Eucaristía.