EN EL DIA DE NUESTRA MADRE FUNDADORA 16 de Noviembre Y EN VISPERAS DE CONMEMORAR EL DIA DE NUESTRA FUNDACIÓN, 21 de Noviembre

          Si recordar ,es hacer presente lo pasado, no podemos dejar de rememorar dos fechas especialmente esenciales para nuestra Congregación, acogiendo en esas fechas lo que implica «hacer presente», traer a la vida, resucitar, la esencia del ser de Ntra. Madre. Su fuerza nos impulsa a cada una de nosotras FILIPENSES, a crecer «en valor» para mantener viva hoy nuestra presencia carismática, con el gozo y la exigencia que todo ello supone y ha de suponer para todas las Hermanas.

           Gertrudis Castañer fue coartifice junto con Marcos, de dar a luz ese 21 de Noviembre, una realidad nueva en la Historia de la Iglesia, al ser capaces ambos, de convocar vocaciones, para el nuevo proyecto, en bien de «la renovación cristiana de la sociedad.»

           En mística de renovación profunda, al calor de los acuerdos Capitulares que hemos de ir aplicando progresivamente, volvamos nuestros ojos y nuestro corazón a las actitudes y valores espirituales de Ntra. Madre Gertrudis, mujer que inundada de ternura, transformaba en las niñas y jóvenes con las que trato: la ignorancia en saber, la oscuridad en luz, el dolor en gozo.

            Mujer que por su Fe y su pasión por los demás, fomento la capacidad de servir mejor, de construir fraternidad y entregarse a instaurar el Reino a tantas jóvenes que tocadas por el amor a Dios asumieron el compromiso total al Evangelio como Religiosas Filipenses.

           Dice el P. Francisco Cerro, hoy obispo, en la introducción al libro » «El silencio de una Fundadora», escrito por nuestra hermana Mª Gema Vega (e.p.d), «que Ntra. Madre Gertrudis, vivió con intensidad todo lo humano, al igual que Cristo y acogió a la mujer en cualquier edad, con inmensa ternura, desde una actitud de misericordia, con especial sensibilidad hacia los más desfavorecidos.

           Si recordar es traer a la vida, hoy Ntra. Madre como gran maestra, nos sigue mostrando, el camino que hemos de seguir para ser coherentes con su legado y fieles a nuestros compromisos.

           Roguemos unas por otras, Gertrudis ya lo hace, para que siendo coherentes, mantengamos viva nuestra historia, fresco nuestro presente y nos sigamos ilusionando por construir el futuro.

           Os tengo presentes y me uno a todo lo que os hace gozar y sufrir

          En oración un fraternal abrazo.

                                                                   M. Nieves Alonso

                                                                Superiora General.R.F.