DÍA 3: ¡ARRIBA LOS CORAZONES!

«Sursum Corda… Arriba los Corazones»

Frase célebre de San Felipe Neri con que animaba a grandes y chicos para que fueran mejores personas. Hoy día en medio de la realidad en la que cada uno de nosotros vive y en medio de nuestro mundo convulso, hemos de preguntarnos qué significa en la cotidianidad de la vida  tener «Arriba los Corazones».

Elevar continuamente nuestros corazones hacia Dios nos hacer ser libres ante el mundo y estar disponibles para Dios.  Es una invitación que nos llevará a vivir alegres.

Cuando tenemos «Arriba el Corazón», nuestra voluntad se fortalece, la convicción en lo que hacemos se afianza y la esperanza crece.

Que mantengamos arriba nuestros corazones para ser parte activa en el cambio que nuestra sociedad necesita, para que muera la desconfianza y nazca el agradecimiento; para que cese la violencia y se instaure la paz;  para que el egoísmo y el individualismo queden desterrados en nuestras relaciones dando paso a la tolerancia, la aceptación y el respeto.

¡Arriba los Corazones!… porque aún tenemos tiempo de hacer el bien.