DESDE CHILE: MISIÓN CUMPLIDA

     Las Pastoral juvenil de la Delegación de Chile finalizó con alegría las metas cumplidas de la misión programada desde el año 2013 al 2015 en la parroquia El Carmen de Rancagua, sexta región del país.

     La Misión tuvo como objetivo principal Evangelizar, anunciando a Jesucristo al estilo Filipense. Los jóvenes misioneros y misioneras entre ellos adultos, profesores e integrantes de la Familia Filipense, Hermanas Filipenses, motivados y formados para desarrollar su tarea, compartieron esta experiencia misionera, atendiendo a los requerimientos de los sacerdotes de la Orden Madre de Dios que nos acogieron durante los tres años.

     La labor misionera estuvo centrada en los sectores de la población 9 de octubre en la capilla «Madre de Dios» y al sector La Moranina, capilla Sagrado Corazón, a través de visitas de puerta a puerta, encuentros de oración, formación, recreación y actividades sociales.

     La evaluación de la misión la hicieron los mismos jóvenes donde pusieron en valor los siguientes puntos:

 1.-  Responsabilidad y compromiso  de cada uno de los jóvenes que participaron.

   2.- Fue muy positivo:

          · La evaluación conjunta.

          · Riqueza en el compartir comunitario a nivel de oraciones y reflexiones.

          · Buena organización de los tiempos y tareas encomendadas.

          · Re inventarnos actividades en algunos momentos complejos.

  3.- Jóvenes formados y dispuestos a servir con sencillez y humildad.

  4.- Un trabajo en conjunto con los Padres de la Orden Madre de Dios.

  5.-  Buena coordinación con las demás comunidades de apoyo. (Capillas, hogar, colegios, etc…) Las Hermanas Filipenses promovimos este espacio de participación a los jóvenes estudiantes de nuestros colegios con el propósito de conseguir que estén presentes, de un modo activo y participativo, en los lugares y ambientes donde se vive cualquier tipo de pobreza y que sean capaces de descubrir los valores que existen y de evangelizar los contravalores que viven.

     Agradecidas de Dios por la oportunidad de acompañar y dar un impulso a la Parroquia El Carmen de Rancagua y ofrecer a los jóvenes de nuestras pastorales la posibilidad de vivir una experiencia de servicio y de conocer una nueva realidad, valoramos como positivo este proyecto que nos planteamos el plan de la Pastoral juvenil vocacional de la Delegación de Chile en el quinquenio recién finalizado.