Colegio Filipense, Manizales, ¡la magia está por dentro!

En el Colfilipense Manizales se vive en alegría festiva, porque realmente es maravilloso recibir cada día a quienes le dan sentido a la existencia de nuestro hermoso Colegio y de nuestras vidas.

Los padres de familia nos confían sus hijos cada día, unos para iniciar el camino del aprendizaje integral y los otros para continuar dando pasos firmes y decididos, agarrados fuerte, muy fuerte de una espiritualidad sin igual: nuestra espiritualidad Filipense; y es que Ser Filipense, significa para cada integrante de esta gran familia, un reto alegre que nos mantiene unidos al creador aun en medio de las diferencias y las dificultades, un reto que es Don de Dios.

Aquí, todos aportamos desde lo que somos y nos proyectamos a futuro: una formación académica que deja huellas de honor para quienes vienen detrás, la pastoral que al estilo de Felipe Neri, Marcos y Gertrudis, integra a las personas pequeñas, medianas y grandes, buscando el verdadero sentido de la existencia.

Como parte de nuestro proyecto, contamos también con múltiples actividades para el buen manejo del tiempo libre, así nuestros niños y jóvenes se enriquecen dentro y fuera del aula.

Valores como la disciplina y el trabajo en equipo, que se fomentan con el deporte, junto a la formación personal que se siente en cada ambiente del Colegio, pone a nuestra institución como modelo de formación y apoyo integral.

Pero, ¿Cómo logramos alcanzar todas las metas propuestas?

Un magnífico equipo de trabajo: docentes, personal administrativo, de apoyo y servicios generales, que con sus ganas de entregarse con alegría y disponibilidad, buscan agradecer el regalo que reconocen haber recibido de Dios, por medio de las Religiosas Filipenses, quienes con su alegría y exigente cariño, desde el primer día acogieron a cada uno con el deseo de formar una gran familia para Dios que se levanta cada día diciendo “Susum Corda”

Hna. Lucy Johanna Timaná Yépes R.F.

Comunicaciones, Manizales