CARTA DE FRANCIS LEMAS, DESDE CUBA

          Al llegar a la casa de las hermanas, lo primero que hago es coger de la mesita de la sala, la revista de la Congregación y la ojeo y vuelvo a ojearla, tratando de encontrar artículos escrito por niños y no lo encuentro y le expresé a la hermana mi inquietud de porqué sólo los adultos escriben en esta revista y le pregunté, puedo escribir un artículo para la revista de las actividades que hacemos en la catequesis?, y ella sonriendo me respondió: por supuesto que sí.

          Voy a escribir sobre las diferentes actividades que hacemos en la catequesis de la parroquia de Zaza del Medio: Encuentro de formación los sábados, vemos películas, hacemos fiestas, piyamadas (convivencias de toda la noche obras de navidad, visitas a enfermos, vamos de misión con las hermanas a la catequesis de otras comunidades, realizamos caminatas, manualidades, paseos a la cuidad de Sancti Spíritus, participamos en competencias deportivas con otras comunidades de la parroquia.

          Quiero compartir la experiencia en la última Piyamada que tuvimos en la Comunidad de Taguasco como preparación para de la navidad:

          Lo primero fue irnos en la guagua local con nuestras mochilas con meriendas, sábanas para dormir en el piso, luego encontrarnos con los niños de Taguasco y las Margaritas. En medio de todo, nos ilusionaba mucho ver la lluvias de estrellas que casualmente iba a suceder esa noche; así que estábamos atentos.

          Después de acomodar nuestro espacio en el piso para dormir, pasamos a presentarnos, luego compartir el tema sobre el adviento, en grupos, lo que nos permitió conocernos mejor. Más tarde merendamos y pasamos luego a un concurso de pintura y manualidades sobre el nacimiento, (dicho de paso yo fui el ganador del nacimiento de plastilina).

          Finalmente terminamos viendo dos películas primero la de Matilda, pero como era temprano, eso de las 1 a. m. vimos otra película, Juego de Gemelas.

          Después de divertirnos un poco las catequistas y las hermanas Braulia y María nos obligaron a dormir a eso de las 4 de la madrugada para levantarnos a las 5:30 y así poder coger el transporte público a las 6:45 a.m. Para regresar a casa con mucho sueño, pero contentos y preparados para celebrar la navidad.

          Termino reconociendo que Dios está con nosotros.

                                                    Francis Lemas, de 11 años y 5 to. Grado