Siguiendo una aventura

El Señor nos llama cada día a seguirle a través de distintas situaciones, personas , lugares… y cuando uno descubre el tesoro de la vocación, desea que otros sean capaces de responder a la invitación que Dios les hace para seguirle.

Las hermanas Deisy y Miriam, así lo han experimentado y se han lanzado a comunicar a otros  su experiencia. El Señor es quien llama, ellas sólo comparten su alegría y entusiasmo siendo testigos de lo que el Señor va haciendo en nuestras vidas cuando le dejamos actuar en nuestras vidas.

El pasado día 7 de septiembre partieron desde Chile a la Sierra del Perú para compartir la vida con los lugareños del lugar. Van a realizar tres jornadas vocacionales en tres lugares de esa zona.

Desde el momento en que partieron, pedimos al Señor para que les ayude a transmitir la alegría que produce el seguir al Señor. Que las jóvenes con las que van a compartir estos días sientan fuertemente la presencia del Señor en sus vidas, para que sean cada vez más de Él, independientemente del estilo de vida con que le sigan.

Que esta misión repercuta en muchas bendiciones en bien de las personas a quienes va dirigida.

¡Sursum Corda!