Monjas budistas y cristianas apuestan por “construir puentes”.

Un total de 70 monjas cristianas y budistas de 16 países del mundo, han apostado por “construir puentes” en un encuentro organizado por el Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso (PCID), en colaboración con el Monasterio Budista Fo Guang Shan, la Asociación de las Superioras Mayores Religiosas en Taiwán y el Diálogo Interreligioso Monástico, que se ha celebrado del 14 al 18 de octubre en Fo Guang Shan (Taiwán).

ROMA, 24 (EUROPA PRESS)

Un total de 70 monjas cristianas y budistas de 16 países del mundo, han apostado por “construir puentes” en un encuentro organizado por el Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso (PCID), en colaboración con el Monasterio Budista Fo Guang Shan, la Asociación de las Superioras Mayores Religiosas en Taiwán y el Diálogo Interreligioso Monástico, que se ha celebrado del 14 al 18 de octubre en Fo Guang Shan (Taiwán).

Las religiosas que han participado en el encuentro, que ha tenido lugar bajo el título ‘Acción contemplativa y contemplación activa: monjas budistas y cristianas en diálogo’, procedían de Taiwán, Corea, Japón, India, Sri Lanka, Myanmar, Tailandia, Singapur, Hong Kong, Camboya, Filipinas, Brasil, Italia, Alemania, Noruega y los Estados Unidos.

 

Asimismo, intervinieron en las jornadas un representante del Consejo Mundial de Iglesias; el Venerable Hsin Bao, Abad Jefe del monasterio de Fo Guang Shan, que dio el discurso de bienvenida; y el secretario del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso (PCID), Miguel Ángel Ayuso, que pronunció la conferencia de apertura.

Durante la conferencia se abordaron temas como: el origen, la evolución y la situación actual de la vida religiosa monástica para mujeres en el budismo y el cristianismo; la meditación budista y la contemplación cristiana; el servicio a la humanidad o el ‘Genio Femenino’.

También se dedicó tiempo a las conversaciones en grupos pequeños, así como a la asistencia al canto budista y la liturgia católica. El programa también incluyó visitas al Fo Guang Shan Tsung Lin College, al Museo de Buda y a la Basílica de Wanchin de la Inmaculada Concepción.

Alentados por el resultado de la conferencia, los participantes acordaron reconocer que este Primer Diálogo Internacional Budista-Cristiano para las Monjas fue “un hito para fomentar el entendimiento mutuo y la amistad entre las religiosas para poder construir puentes que conecten sus diferentes caminos espirituales”.

Además, han concluido que, si bien se mantienen “firmes” en sus respectivas “convicciones más profundas” pueden aprender unas de otras sobre cómo enriquecerse espiritual, cultural y socialmente. Asimismo, consideran que su modo de vida puede ser significativo, a través del desapego del consumismo, el materialismo y el individualismo, para “alentar a otros a caminar por el camino de la bondad”.

También hacen hincapié en la importancia de ser contemplativas en medio de la acción, mostrando “ternura a los necesitados” y coinciden en la necesidad de apoyar a los estudiantes, maestros y padres para que sean “embajadores de la paz y la armonía”.

Las religiosas apuestan por el diálogo interreligioso y alientan a más mujeres religiosas a que contribuyan con su “genio femenino” a “la realización de formas nuevas y creativas de diálogo interreligioso”.

Los participantes han mostrado su agradecimiento a los organizadores y a las autoridades civiles, al monasterio budista Fo Guang Shan, a la Iglesia Católica local y a la Universidad de Idiomas de Wenzao Ursuline por su apoyo para la celebración de este encuentro.

Tomado del  diario La Vanguardia de Barcelona.