Laicos Filipenses de Dajabón

“¡Ven, Espíritu Santo, ilumina los corazones de tus fieles con tu luz!”

Sólo así podremos gustar lo que trasciende a toda sabiduría humana y permanecer en la certeza de lo que no podemos abarcar, pero sí aceptar y gustar.

Nuestra fiesta de San Felipe giró en torno a dos temáticas muy elementales en la Vida de nuestro Santo Patrón: La Virgen y el Espíritu Santo, a quienes nos encomendamos en un espacio de Oración. El encuentro fue un poco más largo que de costumbre, pues en él tratamos de añadir humor a nuestra perspectiva de vida, recordando siempre que el humor es un don de Dios y una fuente de alegría. En el ambiente abierto de nuestra casa, en el patio, organizamos una parrillada acompañada de un karaoke, donde todos y cada uno hizo lo posible de que todo nos hablara de la fiesta que produce el   encuentro.