IN MEMORIAM

Celia, ¡hermana! Llegaste a nosotras, a tu Congregación, por los caminos inescrutables de Dios, tratando de responder a tu vocación, como seguidora de Jesús, ¿porque a España, desde Guinea? ¿Por que Filipense? El que te dio la vida, la fe y la vocación, tiene la respuesta.

Lo cierto es que hace mas de 23 años, has venido compartiendo, Comunidad, formación , proyectos, servicios pastorales y búsquedas, con todas nosotras en diferentes Comunidades de la Institución  de RR Filipenses.

Con valentía y esperanza dejaste atrás tu tierra, tu familia, tus arraigadas tradiciones culturales y te adentraste libre y sin ataduras, en  la aventura fascinante de ser toda de Dios, disponiéndote confiada a vivir en el misterio insondable de quien solo encuentra sentido para su vida, siguiendo los pasos de Jesús, sirviendo a los demás con corazón lleno de misericordia.

Y así , fuiste recorriendo un camino ilusionado desde tu proceso formativo, tu entrega   al proyecto del Evangelio, contribuyendo a la extensión del  Reino de Dios  mediante los votos como RR Filipenses, tu disponibilidad al servicio de los demás, con una especial sensibilidad  hacia los más necesitados, en consonancia con nuestro Carisma…. Pero pronto el Señor te pidió algo más, que caminaras junto a El, ¡SI ¡  pero mas de cerca, al pie de su cruz… y llego la terrible enfermedad que se ha ido  apoderando injustamente de tu cuerpo…. Si del cuerpo, porque nunca pudo con tu alma.

Firme has resistido los envites del dolor, de las intervenciones, de los tratamientos fuertes y largos tratando de vencer la enfermedad, porque amabas el regalo de la vida. Esa enfermedad   que demasiado pronto dio signos de ser invencible…pero tu, has luchado una y otra vez, valiente, sin quejarte, en silencio y testimoniando firme fortaleza, respondiendo con entrega serena a los servicios pastorales que  se te proponían, tantas veces disimulando la limitación del dolor  que tu escondías  con tu sencilla incluso leve  sonrisa  como quien vive de la experiencia del salmista : ¡Se valiente, ten animo, confía en el Señor.!

¿Que decirte hoy,? cuando ya has vencido a la muerte progresiva de tu cuerpo y en la Fe, te vivimos resucita, viviendo la plenitud y la PAZ en nuestro Dios, Padre amoroso, cercano y comprensivo como nos lo ha revelado Jesús.

¡Gracias por tu vida!, ejemplo de dignidad humana y fortaleza creyente.

¡Gracias por tu generosidad ,manifestada tantos años en esa entrega feliz a los demás en medio muchas veces del dolor físico que te acuciaba y tu, posiblemente por no implicar a los otros, por no apurarles, ¡disimulabas!

¡Gracias ¡ por tu testimonio de Fe!, que incluso en tu fase final,  provoco que pusieras  tu confianza en los brazos de Dios que te acogían, por encima de algunos recursos médicos, que podían difuminar  y suavizar tu transito.

Ahora que delante de Dios, se te habrán caído tantas vendas, que nos oscurecen en esta tierra nuestra relación con El,  recuérdanos delante de El  y pídele que veamos y sigamos su Voluntad, que cuide de nuestra Congregación, de este pequeño rebaño, del que sigues siendo parte, para que respondamos con nuestra vida a lo que El espera de nosotras, como Religiosas Filipenses.

Parafraseando a  un  autor desconocido de un bello poema escandinavo, hacemos en esta “ofrenda de la tarde”, un signo no de despedida, sino de ¡hasta luego!……dolorido y a la vez esperanzado.

Puedes llorar, porque se ha ido, o puedes sonreír porque ha vivido.

Puedes cerrar los ojos y rezar a ver si vuelve,

O puedes abrirlos y ver todo lo que ella ha dejado.

Tu corazón puede estar vacío, porque se fue..

O puede estar lleno de todo lo que compartiste

Puedes llorar, cerrar tu mente, sentir el vacío y dar la espalda.

O puedes hacer lo que a ella la gustaría:

Sonreír, abrir el corazón, a los demás, amar y seguir el camino

Hasta el encuentro definitivo…

 En nombre de todas las Hermanas te digo : Te quisimos , aunque no siempre lo demostramos suficientemente y te queremos.

Descansa en el Señor querida Hermana Celia.

A El te ofrecemos en el sacrificio de la Eucaristía que contigo  compartimos y por ti ofrecemos.

Nieves Alonso

Superiora General R.F.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies