EN EL DÍA DE LAS MERCEDES

La Virgen de La Merded o Las Mercedes, es la Patrona de los cautivos, no solo físicos, sino cautivos espiritualmente y de todos aquellos que son los más marginados de la sociedad.

Merced, en la Edad Media era sinónimo de  misericordia, piedad o compasión, ejercida para con aquellos que se hallan privados de libertad y en peligro de perder su fe cristiana. “La misericordia mercedaria es efectiva y afectiva, no humilla a la persona humana, sino, por el contrario la redime y libera, la dignifica. De esta misericordia está necesitado el mundo actual”,  así lo expresa la Orden de los Mercedarios.

Y quien más necesitados de misericordia que aquellos que por errores en su vida se han quedado privados de la libertad.  Dios y la Virgen están cerca de ellos y con los brazos abiertos para sanar su dolor y reconducir sus vidas.

El pasado 24 de septiembre, se estuvo celebrando la festividad de la Virgen en muchas de las prisiones a lo largo del mundo. Y en un trocito de República Dominicana, donde compartimos la fe desde un recinto penitenciario, también lo hicimos.

Que alegría se experimentó en el recinto con la celebración de la eucaristía y la animación del grupo de internos que con sus voces y música alababan y bendecían a Dios. A nosotras junto a los internos, solo nos quedó decir:

¡Gracias Señor por amarnos como nos amas!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR