DÍA 14: DICHOSOS LOS JÓVENES QUE TIENEN TIEMPO DE HACER EL BIEN

«No basta hacer el bien: hay que hacerlo bien»

San Felipe siempre se dirigía a los jóvenes animándoles a dar lo mejor de ellos mismos , a estar alegres y a hacer el bien. Hoy día esas instrucciones o mejor dicho, motivaciones siguen siendo válidas.

Pero hay algo que debemos tener claro a la hora de servir, y es el despojarnos de nuestras arrogancias, prepotencias y engreimientos. Si queremos llegar al corazón del otro, si queremos que el mensaje que transmito llegue realmente, si lo que busco es hacer que Cristo crezca; entonces no hay otro camino que transformarme yo primero.

Por el simple hecho de ser jóvenes y gozar de todas las fuerzas, la salud, la creatividad y todos aquellos talentos que Dios nos ha regalado, podemos llamarnos «dichosos».

Pero antes de lanzarnos a hacer el bien, hemos de procurar hacerlo bien.  Y para ello hemos de:

  • Dejar de lado nuestras ambiciones para dar paso  a que florezca el bien común.
  • Crecer en honestidad para no perdernos en el camino de la vanagloria.
  • Ser más humildes para acoger lo que me viene del otro sin cerrarme en la postura que asume quien se cree sabio y no pasa de ser un ignorante titulado.

Todos queremos hacer el bien, niños, jóvenes y mayores, pero sabemos que eso no basta, pues sólo cuando el bien se hace bien, florece en aquellos a quienes iba dirigida mi actuación.

Pues como dijo el Papa Francisco:

«A menudo nos sentimos bien porque , digamos, «no hice mal a nadie». En realidad, no es suficiente no dañar a los demás, es necesario elegir hacer el bien».

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies