DESDE FORT LAUDERDALE

FORT LAUDERDALE
          El Dr. Richard Childs contribuyó a eliminar una plaga de Ébola en África el año pasado. Pero esto no es nada comparado con lo que las hermanas de San Felipe Neri han hecho en la Escuela de San Jerónimo, dijo.
          «Mis despliegues son de 3 a 12 meses», dijo Childs, asistente cirujano general en EE.UU. y graduado de St. Jerome. «Pero las hermanas aquí presentes han estado en esta misión más de 55 años.
          «Yo Declaro a las hermanas, «Misión bien hecha» y «Misión cumplida», concluyó; sus palabras fueron ahogadas por los aplausos.
          Childs fue una de las casi 550 personas que abarrotaron la iglesia de San Jerónimo a finales de Mayo para agradecer a las hermanas que enseñaron, oraron, jugaron, bailaron y rieron con ellos y sus hijos.
          Los homenajeados incluyeron  a 10 hermanas y ex hermanas que habían servido a la iglesia y a la escuela por más de cinco décadas – una ocupación que abarca la de 13 pastores, cuatro arzobispos, seis papas y 10 presidentes de Estados Unidos.  «El amor, la risa y el ingenio»
          «Las Hermanas de San Felipe Neri han estado llenas de amor, de risa e ingenio», dijo el padre Curtis Kiddy, actual párroco de San Jerónimo. «Ellas criaron a  hombres y mujeres con los valores católicos. Y pasaron 55 años en la predicación del Evangelio de Jesucristo.»
          El personal escolar, alumnos y ex alumnos  proclamaron las lecturas, leyeron las peticiones y presentaron los regalos en la misa. También asistieron dos ex-pastores de St Jerome: El padre Michael Grady, ahora en San Antonio en Fort Lauderdale; y Mons. Kenneth Schwanger, ahora en Nuestra Señora de Lourdes en Miami.
          Al terminar la misa, los recuerdos se aceleraron.
          Kathy Murray especialista en medios escolares, narró una presentación de diapositivas de 71 imágenes a la llegada de las hermanas de Cuba, su ayuda a las personas que huyeron del régimen de Castro, sus actividades de recaudación de fondos, la noche en 1974 cuando la Madre Teresa se quedaba a dormir, cómo ayudaron a la parroquia a recuperarse del huracán Wilma en 2005.  Pero más que todo eso, lo que ha sido el impacto personal de las hermanas, dijo Murray.
          «Tome un momento para pensar en la primera vez que se reunió con una hermana de San Felipe Neri,» dijo. «Y cuando haces eso, te desafío a no sonreír.»
          Cada hermana fue acompañada a la capilla mayor por los miembros de los Caballeros de Colón. Cada una recibió a continuación un pequeño premio por su servicio a San Jerónimo.
Recepción. 
          Después de la misa, los asistentes se amontonaron en la sala de recepción. Hermana Nilda García, que llegó a San Jerónimo en 1968, sonrió cuando posó para las fotos con un ex estudiante tras otro.
          «Todos mis recuerdos son tan hermosos – buenos y malos – porque estábamos trabajando juntas como una comunidad», dijo. «Me van a llenar para el resto de mi vida.»
          Grupos de personas se reunieron para hablar de sus amistades de por vida con otros alumnos. Un ejemplo típico fue Elizabeth Alejo con  sus amigas Renee Ferraro y María Colotti, que asistieron a la escuela de San Jerónimo, y a continuación inscribieron a sus hijos allíiacute;.
          «Las Hermanas de San Felipe Neri son la base de esta escuela,» dijo Alejo. «Ellas pusieron su corazón y alma en la escuela y forjaron una unidad familiar.»  Carolina Ritchie, una graduada de 1977, dijo que su madre y su abuela – también llamadas Carolina – aprendieron en su infancia con Hermanas de San Felipe Neri en La Habana. Ahora su hija, una cuarta de Carolina, se encuentra en el quinto grado en San Jerónimo.
          «La mejor decisión que hemos tomado, por su espiritualidad y nivel académico, y porque es una escuela pequeña,» dijo Bill Ritchie que inscribió a su hija allí. «Las hermanas criaron a nuestra hija.»
          Hermana Vivian Gómez, ex maestra y directora, hizo mucho para consolidar esa relación. Ella se mantiene en contacto diario con numerosos alumnos, como el Dr. Childs.
          «Yo los amo a todos como si fueran mis propios hijos», dijo en una entrevista. «San Jerónimo ha sido siempre una hermosa familia.»
          «El clima de oración”
         Ella y otras también fomentaron un «clima de oración» con la facultad  los viernes, dijo. Ella también inculcó el principio de «solidaridad» y el servicio social en los estudiantes.
        Eso es lo que pasó con la Dra. Giselle Ghurani de Coral Gables, que se graduó de San Jerónimo al igual que su hermano mayor, un médico, y su hermana menor, una abogada.
         «Estas mujeres nos enseñaron (que) el secreto de la vida es dar y ayudarse unos a otros,» Ghurani, una especialista en oncología ginecológica, dijo en un discurso. Más tarde, en una entrevista, elogió a las hermanas también por ayudarla a través de un período difícil, ya que sus padres se divorciaron. «Ellas siempre preguntaban si queríamos hablar de cualquier cosa. Ellas hacen que sea más fácil el hacer frente.»
          Pero la edad ha alcanzado a estas mujeres: la Hermana Vivian es la más joven a los 73 años, y la más antigua, la Hermana Ana María Campos, de 105. 
          Él primero consultó con la madre general de la orden, con sede en Madrid, Madre  Nieves Alonso, que decidió que las hermanas se trasladasen a otro lugar. El plan es para que puedan vivir en Miami, junto con otras dos hermanas de San Felipe Neri que sirven en el Colegio Jesuita de Belén.
          De aquellas en Miami, algunas tienen la intención de servir a las parroquias circundantes, tales como enseñar a niños pequeños o conducir los ancianos frágiles, dijo la hermana Lourdes Gross,  de 75.
          Ella confesó que lloró cuando se enteró de que pronto estaría dejando la escuela en la que se desempeñó durante 34 años. Luego se volvió filosófica.
          «Somos mayores y más cansadas», dijo la Hermana Lourdes. «Las personas más jóvenes vendrán, y vamos a ir a ayudar a otras personas. Queremos llevar las buenas noticias a todo el mundo. Eso es lo que Jesús quiere

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies