ALABANDO A DIOS DESDE LA PRISIÓN

«Porque estuve en la cárcel y me visitasteis…»                                                  (Mt 25,36)

Cuando un hermano incurre en una falta que lo conduce a ser privado de su libertad, muchas veces lo que recibe es un rechazo por el mal hecho, pero eso sólo es el final de la historia ya que la verdadera génesis hemos de buscarla en el núcleo familiar, en las instituciones y en la misma sociedad que son nuestros forjadores de nuestra identidad personal. Cuando un hermano falla, hemos fallado los que formamos parte de su vida directa o indirectamente.

El Señor, que mira el corazón del hombre y no las apariencias, siempre encuentra la manera de hacerse presente en la vida de sus hijos, aún en los lugares menos pensados.  Y eso fue lo que hizo el pasado sábado 3 de agosto en una de las cárceles de República  Dominicana.

A ti, que eres un interno y al que muchos de nosotros te hemos fallado; a ti, que sufres cada día el estar privado de tu libertad y que hasta puede que tu familia y amigos te hayan dado la espalda en estos momentos; a ti, que puede que te sientas solo y abandonado a tu suerte. En fin, a ti que cometió un error, pero que sigue vivo dentro de ti ese ser maravilloso que Dios creó… a ti Dios te dice: «si conocieras como te amo, serías más feliz»…

No fue casualidad que dentro de todos los que tuvieron la posibilidad de participar en el concierto – oración con la Hna. Glenda, tú hayas ido. Dios te bendijo y te sigue bendiciendo. Y cuando te asalten los malos momentos, recuerda lo escuchado y experimentado en ese día y simplemente dile al Señor: «no soy digno de que entres en mi casa, pero di una palabra tuya y yo me sanaré»… me sanaré de mis miedos, de mis rabias, de mi desconfianza, de todo lo que me aparte de ti…

Si eres un interno da gracias a Dios por el inmenso amor que te tiene, y si no lo eres y estás leyendo esto, eleva una oración por cada uno de los hermanos que desde la cárcel participaron en este concierto alabando y bendiciendo a Dios, para que el Señor les conceda lo que necesitan en el cuerpo y en el alma.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR