Mí SÍ al Señor

“Con amor eterno te amé por eso derramaré mi gracia en ti.”

 

Gracias, Señor, por lo que soy; y gracias, también, Señor, por lo que no soy. Tanto por los dones, cualidades y días felices, que nos alegran, como por las ausencias, pecados, fracasos y días oscuros que nos atormentan, son otro motivo para decirle: gracias, Señor.

La semana pasada el día 14 de septiembre, una vez más, renové mi SÍ al Señor como juniora Filipense. Lo que puedo compartir es una sincera respuesta que me brota del corazón y me impulsa a seguir confiando en Él.  Y vuelvo a reafirmar la cita con la que Él me llama cada día: Aquí estoy señor para hacer tu voluntad.  Doy gracias a Él que a pesar de mis fragilidades me sigue llamado a dar lo mejor de mí.

Gracias a todas las hermanas de mi comunidad por el apoyo que me dado durante este año, y gracias de manera especial a Hna. María Luisa Gago por su acompañamiento espiritual.

Dios actúa en cada una de vosotras y en todos los seres humanos, en cada instante y haciendo mucho más de lo que podemos imaginar y pedir. Dios transforma nuestras cualidades y defectos que llamamos buenos y malos haciendo desde nuestra fragilidad una obra maravillosa.

Hna. Patricia Mutindi

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR